Entro en el juego 
juego
hago de cuenta 
voy
te sigo me sonrío 
me desentiendo me 
abandono me olvido 
cuando estás 
cuando me amas 
pero cuando ya no 
aún no
qué difícil 
quererte.

Idea.V

El vacio - Ricky Luque

Hay un vacio que se encuentra en algun lugar cerca del estómago. No se llena con deseos cumplidos, no se llena con deseos sin cumplir. No se llena con besos, abrazos, caricias ni golpes. Tampoco se llena con comida, ninguna. Tampoco con veneno, es más, se agranda. No se llena con ganas de llenarlo. No se llena con sueños, ni con sueño profundo. Tampoco se llena con amor, con ninguna clase de amor. Ni mucho menos con odio. No se llena con algo, no se llena con nada. Siempre sigue vacio.

Tus pecas pecan.

Loca-Juan Darienzo

Maldición. Oliverio Girondo

Que los ruidos te perforen los dientes, como una lima de dentista, y la memoria se te llene de herrumbre, de olores descompuestos y de palabras rotas.

Que te crezca, en cada uno de los poros, una pata de araña; que sólo puedas alimentarte de barajas usadas y que el sueño te reduzca, como una aplanadora, al espesor de tu retrato.

Que al salir a la calle, hasta los faroles te corran a patadas; que un fanatismo irresistible te obligue a posternarte ante los tachos de basura y que todos los habitantes de la ciudad te confundan con un meadero.

Que cuando quieras decir: «Mi amor», digas: «Pescado frito»; que tus manos intenten estrangularte a cada rato, y que en vez de tirar el cigarrillo, seas tú el que te arrojes en las salivaderas.

Que tu mujer te engañe hasta con los buzones; que al acostarse junto a ti, se metamorfosee en sanguijuela, y que después de parir un cuervo, alumbre una llave inglesa.

Que tu familia se divierta en deformarte el esqueleto, para que los espejos, al mirarte, se suiciden de repugnancia; que tu único entretenimiento consista en instalarte en la sala de espera de los dentistas, disfrazado de cocodrilo, y que te enamores, tan locamente, de una caja de hierro, que no puedas dejar, ni un solo instante, de lamerle la cerradura.

Espantapájaros, 1932

Fracasábado

2. El recuerdo

'Una pena repta por su ombligo. Ayer
ayer me dijo oblicuamente amor mío y
hoy, hoy tengo que ser áspera con la memoria,
enlazar las manos con ansiedad, tomar cafés,
hacerme cueva o nimiedad.’

1. Te lo ruego

'Me encontré tan menuda, tan
encogida, ovillada en eso
que la taquicardia auguró.
Doce o trece horas de amor desmedido
maldita sea hoy, cómo avanzaba
la sabandija entre mi letargo
haciéndome diminuta
el tiempo crecía. Me puso las manos
encima y me queda
ese temblor.’

Feliz falsa primavera.

fingir demencia
fingir coherencia

Bienvenida - Mario Benedetti

Sigur Ros - Olsen Olsen

Miranda